Earle Kimel

Una foto realmente buena te cuenta una historia. ¿Obtiene una respuesta? tal vez te haga sonreír, tal vez te haga pensar. Tal vez te haga temblar. Si estás pasando las páginas y la foto te detiene, fue un éxito. ¿Le intriga el producto? Tal vez te envíe un mensaje. Especialmente cuando se toma una fotografía de una persona, se necesita una conexión para que la historia se refleje en la imagen. Es necesario un nivel de creatividad y la capacidad de hacer que uno se detenga y mire. Como puedes imaginar, la escritura y la fotografía se complementan.

Earle Kimel tiene ambas habilidades y esto le ha permitido tener éxito en ambos campos. Ha pasado toda su carrera profesional como escritor, pero inmediatamente vio la conexión con la fotografía en su adolescencia cuando tomó fotoperiodismo en la universidad. También amplió su interés por los cursos de fotografía artística.

Incluso antes de eso, a los 15 años, viajó a Inglaterra para un programa de intercambio escolar y filmó muchas películas 110 mientras estaba allí. Descubrió que la fotografía era una progresión natural de la narración y la describe como “palabras visuales”.

A lo largo de los años, escribiendo para periódicos, descubrió que era necesario poder tomar fotos cuando cubría un evento o realizaba entrevistas. Se encontró trabajando intensamente en retratos, fotografía deportiva e incluso puestas de sol. Se fascinó con la luz y comenzó a estudiar iluminación y a grabar videos de capacitación para perfeccionar su habilidad.

Aunque él mismo no es un atleta, realmente disfruta disparar deportes cuando cubre un evento deportivo para el trabajo. Lo que más le gusta de la fotografía es el desafío. Explicó cómo esto se hizo bastante evidente al disparar en pista y voleibol. ? Hay mucha gracia (para ser capturado) en una toma de carrera ”, dice Earle. ? El desafío es el momento. Mucho tiene que ver con la expresión y el movimiento.

Fuera de su carrera principal como fotoperiodista, comenzó a trabajar en red. Earle ha conocido a personas increíbles en la industria que lo han ayudado a crecer y convertirse en el fotógrafo que es hoy. A través de estos eventos de networking, Earle comenzó a trabajar con más y más modelos. Descubrió que los modelos pueden representar muchas emociones diferentes para la cámara, lo que le permite contar una historia con sus imágenes y hablar con el espectador.

Actualmente, su trabajo con el periódico le permite disparar alrededor del 20 por ciento del tiempo y escribir alrededor del 80 por ciento. Esto ha fluctuado a lo largo de los años en función de los recursos y la demanda de los periódicos. Así que cumple su pasión por la fotografía filmando un negocio y un pasatiempo secundarios. Le gusta fotografiar modelos glamorosos y promocionales y lo hace con tarifas razonables o como TFP (acuerdo de intercambio por fotografías). Muchos modelos con los que Earle ha trabajado han hecho conexiones de por vida con él. Earle encuentra tal placer en la creación de una? Historia hablada? y él explica que le hace? cosquillas rosadas? para ver su trabajo mostrado en los sitios web de un modelo profesional.

Tiene un gran respeto por tantas personas en la industria y ha hecho muchos mentores y amigos en el negocio durante sus muchos años como fotógrafo. Earle también disfruta fotografiando socialmente con otros fotógrafos y ha conocido y se ha hecho amigo de muchos en su viaje. Disfruta de la camaradería que implica trabajar en equipo y / o como asistente en un proyecto. Por ejemplo, estudió en un taller dirigido por GW Burns en Sarasota y aprendió muchas técnicas de él y continúa viéndolo como amigo y mentor.

Earle también edita sus fotos. No todos los fotógrafos tienen esta habilidad. Es muy detallista y perfeccionista en esta área. Es meticuloso y se asegurará de que el horizonte sea recto o se eliminen puntos brillantes en el agua. No todos los fotógrafos prestan atención a estos detalles, pero Earle está ansioso por esas características específicas.

Earle ha filmado trabajos promocionales que se mostraron en vallas publicitarias y ha filmado algunas salas de conciertos. Trabajó en estrecha colaboración con la banda de rock Vixen a principios de la década de 1980 y se le dio acceso completo al escenario para tomar fotos. Realmente disfrutó de la libertad que tenía, lo que le permitió capturar tomas desde varios ángulos a lo largo de la actuación. También ha tenido pases de prensa para filmar muchos otros conciertos, incluidos The Clash, Faith Hill y Tim McGraw.

Earle se esfuerza por capturar la emoción y contar una historia con cada fotografía. Se conecta tanto con los modelos con los que trabaja como con los espectadores de sus imágenes. El escritor que hay en él habla con todos y cada uno de los clics de la cámara.

Start typing and press Enter to search