¿Qué significa esto para la industria de la moda?

A medida que empeora la crisis climática, la industria de la moda está llamada a tomar más medidas y responsabilidad por su huella ecológica. Descubrimos las crecientes preocupaciones ambientales, sociales y de gobernanza que se están convirtiendo en un asunto apremiante para las marcas que desean mantenerse a flote en una industria que enfrenta tal escrutinio.

No es ningún secreto que la industria textil y de la moda es uno de los sectores más perjudiciales y contaminantes de nuestro planeta. Siguiendo el modelo comercial de la moda rápida, la industria ha demostrado imponer impactos increíblemente negativos en nuestro medio ambiente. Es notablemente responsable del 10 por ciento de las emisiones globales de carbono de la humanidad, lo que contribuye a la contaminación de las vías fluviales y el suelo. Y en general, generando toneladas de desechos que inevitablemente tienen un profundo impacto en nuestra biodiversidad y ecosistemas.

Además, este problema se agrava y se hace más difícil de ignorar porque, como sociedad, somos cada vez más conscientes de los problemas sociales, políticos y ambientales, como la crisis climática, la vida sostenible y, por supuesto, la moda ética. La gente está hablando y expresando cada vez más sus opiniones sobre estos asuntos a través de las redes sociales, generando un movimiento que influye e impulsa el cambio dentro de los sectores de la moda y el comercio minorista.

Como resultado, la industria ha estado en un punto de inflexión durante casi una década, liderada por consumidores que quieren hacer negocios con marcas preocupadas por su impacto ambiental y que incorporan prácticas éticas en sus valores y modelos comerciales.

En los últimos años, los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG para abreviar) de los negocios han pasado de ser una preocupación menor a convertirse en un factor crucial que las marcas y las empresas ya no pueden ignorar si desean sobrevivir y prosperar en sus respectivos. mercados. Con las crecientes demandas de ESG, las marcas que no cumplen con los estándares esperados y satisfactorios deben estar dispuestas a sacrificar la rentabilidad, ya que su desempeño financiero depende cada vez más de su capacidad para lidiar con asuntos ambientales, sociales, de gobierno corporativo y éticos en general.

Sintiendo la presión de cambiar y esto lo más rápido posible, muchas marcas han publicado públicamente sus objetivos y estrategias de sustentabilidad recientemente desarrollados como respuesta a esta presión apremiante. Un ejemplo notable es Kering, un líder de la industria en sustentabilidad. Como parte de su iniciativa y esfuerzos para minimizar los efectos del calentamiento global, Kering anunció en 2019 su compromiso de convertirse en carbono neutral en todas las operaciones propias y en toda su cadena de suministro. El objetivo es lograr cero emisiones netas para 2030.

Otros gigantes del lujo como LVMH y Prada Group están siguiendo su ejemplo y marcando trayectorias para alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, un objetivo compatible con el Acuerdo de París. Este movimiento hacia una mayor responsabilidad entre los líderes de la industria es más crítico que nunca. La dimensión ética de construir una marca de moda se ha convertido en la prioridad número uno.

El creciente número de marcas compatibles con Instagram que han creado y diseñado por completo sus modelos comerciales, su imagen de marca y sus valores en torno a la sostenibilidad significa que los consumidores ya no tienen que conformarse con nada menos que lo que exigen con tanto entusiasmo: marcas que demuestren responsabilidad.

Sin embargo, aunque este cambio es bienvenido y beneficioso para nuestro entorno, la presión excesiva impuesta sobre las marcas y la industria en general ha generado otro desafío. El acto de lavado verde es ahora una preocupación creciente tanto para los inversores como para los consumidores. Conocido como el acto de transmitir información falsa o engañosa sobre los planes de acción ESG de una empresa y los resultados reales. Según un artículo publicado por ESGClarity, la Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido descubrió que hasta el 40 por ciento de las afirmaciones de marketing ambiental podrían considerarse engañosas para los consumidores.

De manera similar, un informe realizado por Business of Fashion muestra que, si bien la mayoría de las empresas más destacadas de la industria se han comprometido con un objetivo de “cero neto”, solo la mitad de ellas han presentado un plan con detalles que crearán una responsabilidad adecuada y han incorporado objetivos con plazos determinados para reducir las emisiones. Como tal, se espera un aumento de las regulaciones y el escrutinio a lo largo de 2022. Se debe exigir a las empresas una mayor responsabilidad, especialmente por parte de los inversores, que tienen más probabilidades de retirar fondos si se descubre que las empresas no están a la altura de sus credenciales de sostenibilidad.

Está claro que el aspecto ambiental de ESG ha recibido una atención considerable. Es fundamental aclarar y comprender qué temas están cubiertos por la “S” o aspecto social de la sigla. Para comprender mejor el concepto, es crucial verlo como un concepto interdependiente, con cada tema trabajando junto con los problemas sociales que se encuentran en el centro de todo. La forma más sencilla de considerar la “S” es verla como un punto que se dirige explícitamente a las personas incluidas y que participan en el modelo de negocio. Lo que significa que se espera que los directores consideren la situación de los empleados, las partes interesadas, los proveedores y los clientes. Esto se relaciona con la forma en que se trata a las personas y con la medida en que se escuchan sus voces.

Se espera total transparencia entre las marcas, sus socios y empleados. Además, enfatizar y garantizar que los empleados tengan la capacidad de expresar sus preocupaciones puede desempeñar un papel crucial en el bienestar de cualquier marca o empresa. Cuando se relaciona con el escrutinio de la sustentabilidad en la moda, los empleados están mejor posicionados para ver si las operaciones de la cadena de suministro están alimentando y reproduciendo los valores comunicados por la empresa. Además, el tema de la diversidad dentro de una organización debe cubrirse cuando se discutan temas sociales. Afortunadamente, la industria de la moda está sobresaliendo en esta área específica de ESG, con muchas casas de moda, como Hermes por ejemplo, liderar el camino cuando se trata de diversidad e inclusión.

En el futuro, cada vez más empresas se volverán hacia ESG como una forma de ventaja competitiva y sus puntos de venta únicos e identidades de marca. Esta forma de activismo que empuja a las marcas a mejorar su producción y operaciones de una manera más respetuosa con el medio ambiente es una oportunidad para que las casas de moda mejoren sus prácticas y su rentabilidad general en un mercado donde los consumidores exigen responsabilidad y rendición de cuentas sobre los productos. Las marcas deben centrarse en los textiles sostenibles, ya que esto impulsará la disminución de las huellas de agua, productos químicos y carbono. A medida que las pequeñas empresas continúan ganando atracción a través de sus prácticas y modelos sostenibles, esperamos los cambios que los líderes de la industria implementarán para fomentar un entorno de progreso e innovación sostenibles.

Start typing and press Enter to search